Imagen de Raquel Villalobos

Poemas

Mundo de fantasía

Muñequita engalanada con aires de felicidad,
vistes de ensueño tus horas, para tratar de no llorar,
tu fantasía inusitada alcanza límites insospechados,
cambiarías el mundo entero, si todo estuviera en tus manos.

A tu alrededor te dicen:"No sueñes tanto",
pero si no lo hicieras, sólo cabría el llanto,
¿tan dañino es creer aún en cuentos de hadas?
¿tan perjudicial es soñar con esa persona amada?.

Seguirás alimentando tus sueños,
con el dulce de las miradas,
con la calidez de las sonrisas,
con las caricias encandiladas…

Apreciarás en el brillar de los ojos,
la chispa que toda persona guarda,
seguirás admirando a cada paso,
cada nube, cada sol, cada alba…

Y aún te seguirán preguntando,
si acaso estás enamorada,
y te reirás pensando que lo estás,
de ésta, tu vida regalada.


Raquel Villalobos

Música

Consigues despertar en mi persona,
los más íntimos secretos guardados,
desvelas sueños, amores, esperanzas...
pasiones, desamor, alegrías, regalos...

Con tu presencia continuada,
das rienda suelta al sentimiento,
que provocas cuando te escucho,
porque, de veras, en mí, te siento...

Erizas mi piel, me elevas...
Con cada melodía me haces vibrar,
me quitas un susurro, un lamento,
haces mis lágrimas brotar...

Rozas mi alma a cada paso,
en mi interior consigues entrar,
llenas mis horas, mi compañera,
me invades de felicidad...

Música... sin ti yo qué sería,
me invades, llenas mi vida,
recorres mi cuerpo, mi alma,
y haces que me sienta viva...

Raquel Villalobos

¿Existes, mi paraíso?

En mi mente estaba el lugar,
paisaje eterno de mis anhelos,
que sólo podías llenar tú...
Que eres el paraíso de mis sueños.

Abarcas por completo mi mente,
mi pensamiento se llena de ti,
besos, abrazos, susurros...
Imaginándome ese sentir.

Notar al cruzar tu mirada,
la magia que existe en tus ojos,
sentir que el calor de tu roce,
salta la chispa en nosotros.

Juntas conmigo tus labios,
un suspiro se escapa lento...
Toda mi vida esperando,
este tierno y pasional momento.

Sabía que contigo existía,
el mundo nuevo y paralelo,
que tantas veces presentía,
y surgía siempre como anhelo.

Por un instante, nuestro instante,
no pienses, llévame allí,
quiero juntar nuestros sueños,
y sentir, amar, vivir, morir...

Morir al perderme en tus caricias,
cuando sutilmente recorres mi cuerpo...
Escalofríos me inundan al tacto,
tiemblo, recibo, doy..."Siento".

Me rindo ante esta pasión,
que desboca mis sentidos...
Has logrado realizar,
el ansiado placer de ser mío...

Despierto, un sobresalto,
¿eran sueños realmente?
Porque si lo fueron no comprendo...
por qué mi corazón aún lo siente....

Raquel Villalobos

Diferentes Sensaciones

Sentimiento de plenitud completa,
ahora de mis poros fluye,
energía positiva que emano,
sale de mi piel, se va, huye.

Energía que siento en mí,
esa positividad que me altera,
cambia todo a mi alrededor,
incluso en gente que hay a mi vera.

Diferente el mirar de mis ojos,
brillo, luz, plenitud, vida,
sentir la esencia que tienes cerca,
llenar tu alma de alegría.

Un momento, algo cambia,
de repente, ese sentimiento...
Desaparece... llega otro,
que te sume en un lamento.

Sientes de lleno la pena,
te hundes en lo más profundo,
crees que eres la más infeliz,
en este incomprensible mundo.

¿Qué haces aquí?, te preguntas.
¿Alguien te valora realmente?
¿Alguien intenta comprender
lo que se esconde en tu mente?.

De un polo a otro te mueves,
triste, feliz, diferentes emociones,
pero ambas te hacen palpar,
el infinito mundo de las sensaciones.

Raquel Villalobos

Tristeza

Tristeza ahogada que yace en mi interior,
amargos lamentos que se pierden en mi alma,
dolor que sigue latente y el tiempo no borró,
sollozos callados que no consigo que salgan.

Dulces y amargos recuerdos tan imborrables,
imágenes que trastocan mi cabeza,
que aunque intente apartarlos y olvidarlos,
me siguen sumiendo en tremenda tristeza.

Emociones compartidas hasta el infinito,
se fueron perdiendo hasta no tenerlas,
las vivimos tan deprisa, tan sentidas,
que desaparecieron y ya no quedan.

Permanecerás en mí, eternamente,
nadie borrará jamás tu recuerdo,
porque aunque fuese dulce y amargo,
se llevó un cachito de mí con ello.

Raquel Villalobos

Sensualidad

Sensualidad que se observa en tu mirada,
cada cruce con ella, mi pasión despiertas,
provocando, aún sabiendo que lo haces,
me buscas, me miras, y... me tientas...

Sin apartarlos, te acercas sigiloso,
ojos felinos que me retan, desafiantes...
Mil sensaciones ya están comenzando,
a emerger de mi piel en este instante.

Con suave tacto comienzas a acariciarme,
no queda un rincón vacío sobre mi cuerpo,
tus manos ansiadas de ser llenadas,
por fin, encontraron su compañero perfecto.

Al unísono juntamos nuestros labios,
un suspiro se escapa, contengo el aliento...
Roces provocadores que me hacen vibrar,
aflorando el calor que siento tan dentro.

Nos fundimos en un lento balanceo,
bailando nuestros cuerpos su melodía,
que surgió de la nada al abrazarnos...
Y se convirtieron en pura poesía...

Raquel Villalobos

Paloma

Aquella blanca paloma,
alzó el vuelo una mañana,
pues de tanto permanecer en tierra,
se sentía desesperada.

Desplegó sus alas lentamente,
por la brisa se dejó llevar,
sin destino ni camino,
sólo deseaba... volar.

Flotaba ligera como el aire,
que la mecía en su tierna cuna,
y por las noches era guiada,
por la luz que le daba la luna.

Paloma soñadora sin rumbo,
que arriesgaste todo por volar,
tu destino te guía sin saberlo,
mientras disfrutas la libertad...

Raquel Villalobos

La vida

En un rincón de algún lugar,
sentada en algún resquicio,
mirando hacia la nada,
mirando al infinito.

Te preguntas por la vida,
su existencia en realidad,
conseguir caminar despacio,
disfrutando en soledad.

Admirando amaneceres,
cuando regala el sol su brillo,
disfrutando al contemplar,
la tierna sonrisa de un niño.

La luna asoma al horizonte,
mar sereno y suave brisa,
melodía que traen las olas,
para robarte una sonrisa.

Escuchar un gorrioncillo,
que por las mañanas armoniza,
o contemplar un cielo azulado,
cualquier detalle, no hay prisa.

Solamente deleitarte,
contemplando cada detalle,
cada minuto, cada segundo,
puede que un día se acabe....

Raquel Villalobos

Pasión

Inundada hasta el infinito de ti,
de tu pasión que me asombró,
embriagada de tu sensualidad,
que a lo más hondo me llegó.

Tus manos rozando mi piel,
recorriendo con ellas mi cuerpo,
tantos gestos, susurros, caricias,
me llevaste a un universo nuevo.

Me hiciste desfallecer,
con tu delicadeza tan sutil,
y con la pasión desenfrenada,
que aquella noche me hiciste sentir...

Raquel Villalobos

Destino

Confío en que en mi camino,
pueda encontrarte pronto,
para poder llenar de amor,
este vacío tan hondo.

Soy como un barco,
que busca su rumbo,
e intenta encontrarte,
en un rincón de este mundo.

Raquel Villalobos

Misterioso soñador

Trovador caminante de extrañas veredas,
soñador que vives de tus confusos sentimientos,
me inundas con tus palabras y tus versos,
mis solitarios y melancólicos momentos.

Las horas no existen cuando te siento a mi lado,
pues consigues en instantes que el tiempo se detenga,
que te extrañe de nuevo cuando te alejas,
y piense en ti sin apenas darme cuenta.

Misterio cautivador de sensaciones,
que me robas cuando cerca te siento,
consigues que nazcan en mí las palabras,
que broten solas y se eleven con el viento.

Qué sería de mí sin tus incesantes anhelos,
sin tus sueños y fantasías encantadoras,
qué sería, sin tus juegos de niño revoltoso,
que me relatas cada día, cada noche, cada hora…

Infinitas palabras abrumadoras,
y magia que desprenden tus escritos,
van a conseguir que me sumerja,
en el dulce encanto de tus hechizos…..

Raquel Villalobos

Pensamientos

Cuesta encontrar el camino, siempre ha estado ahí
aunque no lo vieses, porque, en realidad,
no lo quisieras ver.
¡Cómo puede cambiar una vida!.
Tan sencillo como despertar una mañana
y darte cuenta de que puedes elegir
qué rumbo deseas dar a tu vida
y no conformarte con eso, sino tomar ese rumbo.
Aprender de tus errores, que son tuyos, de nadie más,,
que nadie es quién para juzgarte,
ni tú quién para hacerlo con ellos.
Nadie es perfecto,
y todos, con nuestras virtudes y defectos,
deberíamos aceptarnos tal cual somos.
Y algo importante,
siempre, cuando pienses en lo mal
que se ha comportado alguien contigo,
no se lo reproches, no guardes rencor,
ponte en su lugar, y piensa, que, quizás,
desde el camino en que esa persona se encuentra
pueda que se vea todo de modo diferente.
Aprender a perdonar y olvidar.
No todos nuestros caminos son iguales,
ni todos tenemos por qué vivir de igual manera esta vida.
Cada persona es un mundo.
Simplemente, intenta no apartarte del que elegiste,
sea bueno o malo, es tu decisión,
y si te equivocas, rectifica,
tienes una vida entera para hacerlo,
siempre tratando de no hacer a los demás,
lo que no te gustaría te hiciesen a tí,
y si el resto no comprende tu manera de hacer las cosas,
no importa, ¿de quién es tu vida?
Solamente tuya, vívela a tu manera
y sé felíz con la gente que quiera conocerla y compartirla contigo.

RAQUEL

Mi pequeña colegiala (1993)

(Basado en una historia contada)

Sabía que lo quería
desde el momento en que le vi
con sus amigos y su moto,
¿Santo Dios , lo que sentí!
 
Sus ojos encieloazulados
su tez curtida y morena,
pelo suave y negro
como noche sin luna llena.
 
Su nombre bendito:
al dormir mi última palabra
y mi primer suspiro
al empezar la mañana.
 
Cada día, en aquel parque,
le observaba atentamente
temerosa de que algún día
me mirase de repente.
 
Temor de que me viera
como a una colegiala simple
pero yo a él lo quería
como a nadie que en el mundo existe.
 
Aquel maldito día
en aquel parque precioso
dio una calada al cigarro
y se subió a su moto.
 
Casi sin darme cuenta
me fijé en el coche rojo,
gritos, cristales rotos,
lágrimas en mis ojos.
 
Fuí corriendo hacia él
le apoyé en mis rodillas
mientras él reía, las lágrimas
brotaban por mis mejillas.
 
Le quedaban sólo segundos
su vida se estaba acabando
mientras un hilo de sangre
de sus labios iba brotando.
 
Sólo dijo una frase
la más bella que pensó:
"TÚ, MI PEQUEÑA COLEGIALA",
aún la llevo en el corazón.
 
Se fue muy lejos de mí
tal vez junto con el viento
pero aunque no le vea más
aún dentro de mí lo siento.
"Esa era la chica
de quien él estaba enamorado",
lo supe solamente
cuando ya me había dejado.
 
Grité cuanto más pude
lo sentí en mis entrañas
alcé la vista al cielo
para llegar donde él estaba
y entonces supe que yo era:
"SU PEQUEÑA COLEGIALA"

Raquel Villalobos


© Raquel Villalobos Pérez. Alojamiento web y diseño: ZISweb